Otras sorpresas de Nueva York

Comienza aquí la segunda parte de nuestro viaje a la ciudad de los rascacielos. Os cuento esas otras sorpresas inesperadas que os encontraréis en vuestro viaje a Nueva York.

DÍA 4. MUSEOS DE NUEVA YORK Y PUENTE DE BROOKLYN

Tengo que confesar que la adrenalina que me producía estar por primera vez en Nueva York, no me ayudó mucho a la hora de disfrutar de los magníficos museos con los que cuenta la ciudad. La visita al MOMA y al MET me parecían obligadas, pero es verdad que fueron veloces porque lo que nos pedía el cuerpo era seguir pateando la ciudad sin parar. Así que nuestra cuarta mañana en Manhattan la dedicamos a estos dos museos.

METMOMA

Creo que nos organizamos bastante bien porque llegamos al MOMA a primera hora cuando aún no había casi nadie y sabiendo las plantas que realmente nos interesaban, la visita fue ágil y muy productiva. Si sois amantes de las pinturas de Van Gogh, Kandinski o Monet os encantará. Antes de comenzar la visita al museo tendréis que recoger las audioguias que van incluidas en el precio de la entrada y que resultan muy útiles. La entrada al museo cuesta 25 dólares, pero los viernes por la tarde, de 16h a 20h, la entrada es gratuita.

 

Una vez concluída la visita al MOMA decidimos coger el metro para ahorrar tiempo y visitar el MET antes de la hora del almuerzo. El museo es enorme, así que conviene saber muy bien lo que se quiere ver y llevar un plano para no perder tiempo buscando aquello que realmente os interese. Nosotros dedicamos un par de horas al museo antes de tomarnos un descanso para el almuerzo y encaminarnos hacia el puente de Brooklyn.

MET_2

Cogimos el metro hasta Wall Street para, desde allí, ir dando un paseo hasta el puente más famoso de Nueva York. Lo organizamos así con la intención de cruzar el puente dos veces, de día a la ida, y ya de noche a la vuelta, y la decisión no pudo ser más acertada. Se tardan unos 20 minutos en atravesar todo el puente así que lo teníamos chupado.

puente

Disfrutad del paseo porque realmente es una de las experiencias más bonitas que ofrece Nueva York, las vistas son espectaculares! Nosotros lo saboreamos con mucha calma, aprovechando el camino para hacer fotos, deteniéndonos simplemente a contemplar el skyline, o el vecino puente de Manhattan. Fue sin duda uno de los mejores momentos del viaje. Eso sí, tened mucho cuidado con las bicis, durante el paseo los peatones solemos invadir el carril destinado a los ciclistas y si te descuidas te llevan por delante.

Una vez llegamos al final del puente nos adentramos en el distrito de Brooklyn. Un inciso, recordad que una vez finaliza el puente hay que coger el camino de la izquierda para acceder al mirador con la mejor vista del skyline de la ciudad.

puente_3

Para reponer energías decidimos hacer una parada aprovechando la happy hour, pero sin despistarnos mucho para no perdernos la puesta de sol desde el Dumbo Park, otro de los grandes momentazos de este viaje. Las vistas desde este mirador son únicas. Las habréis visto en infinidad de películas y documentales.

puente_2

Hay otros miradores, como el Brooklyn Heights, pero desde Dumbo se contempla todo el puente de hierro con el skyline de fondo, es una imagen absolutamente impresionante. Nunca olvidaré la estampa de todo el grupo sentado en un banquito, completamente mudo, sobrecogido por la panorámica. Allí permanecimos un par de horas hasta que se nos hizo completamente de noche y decidimos retomar nuestros pasos hacia la ciudad recorriendo de nuevo el puente. Por la noche el paseo de vuelta es mágico.

puentenoche

Mucha gente aprovecha la visita a Brooklyn para cenar en alguno de los restaurantes que se encuentran cerca de la ribera del río. Hay una pizzería italiana bastante famosa que siempre está muy concurrida, Grimaldis.

Hay mucho que ver en el distrito de Brooklyn , así que si disponéis de algo más de tiempo o decidís dedicarle una jornada entera a este barrio, recorredlo con calma. El New York Pass incluye una visita guiada que, de haber tenido más tiempo, nos hubiera encantado hacer. Pero ya será en la próxima visita a Nueva York.

DÍA 5. CHELSEA Y GREENWICH VILLAGE

Este fue sin duda nuestro día sorpresa en Nueva York. Sé que el grupo no tenía muchas expectativas sobre el recorrido que había preparado para esta jornada, pero creo que les sorprendí.

De buena mañana encaminamos nuestro pasos hacia el vecino barrio de Chelsea. Quería que recorrieran el que se ha convertido en el paseo más famoso de Nueva York, el High Line. Se trata de una antigua vía de ferrocarril abandonada, que gracias a una ardua lucha vecinal, se ha podido reconvertir en un precioso paseo lleno de plantas y espacios verdes que invitan al descanso y la tranquilidad. Durante el recorrido, encontramos un interesante mercadillo de artesanos locales donde compramos algunos regalos muy especiales.

 

Parada obligada cuando se visita esta zona es el Chelsea Market, desde High Line sólo hay que bajar unas escaleras para toparse con él. Para mí uno de los grandes descubrimientos de la ciudad junto a Bryant Park.

clone tag: 3602706638640305923

El mercado era la antigua estación del ferrocarril y conserva aún algunos de sus elementos decorativos. Tiene un encanto muy muy especial. Nos pasamos casi la mañana entera metidos en él y literalmente alucinamos con la variedad de establecimientos y el ambiente que se respiraba.

 

Hay muchas cosas que se pueden hacer en este mercado, porque tiene una parte dedicada a artesanía, bisutería, ropa vintage, etc. Y otra dedicada a la gastronomía donde la oferta es interminable. Si os gusta la comida mejicana no os podéis perder los tacos de Tacos No.1, sencillamente espectaculares.

TACOS

Pero es que luego hay toda una sala dedicada al sushi donde se puede comprar el pescado fresco para llevar a casa o el sushi preparado en el momento por los cocineros. Aquí encontramos también un rincón destinado a las langostas que nos dejó con la boca abierta. Los precios no eran sumamente desorbitados y estaba literalmente a rebosar de gente con sus baberos y guantes degustando las “pequeñas langostitas”.

SUSHI

Cuando por fin conseguimos abandonar el mercado pusimos dirección al Greenwich Village, o el Village, uno de los barrios más bohemios y con más encanto de Nueva York.

Los que seáis amantes del cine sabréis que en este barrio Hitchcock grabó una de sus películas más míticas: “la ventana indiscreta”. También en este barrio se encuentra el famoso edificio de la serie Friends. Y en ese ambiente cinematográfico, no es de extrañar que hayan decidido residir algunos actores como Nichole Kidman, Mathew Broderick o William Dafoe. Pero además en el Village residió Bob Dylan y de sus clubs nocturnos salieron algunos de los grandes iconos musicales de todos los tiempos como Jimy Hendrix, Simon and Gurfunkel o Barbara Streisand.

clone tag: -202313501168782893

No podíamos marcharnos del Village sin pasar por Perry Street, donde se encuentra la famosísima casa de la protagonista de Sexo en Nueva York, Carrie Bradshow, lugar de peregrinación constante de los fans de la serie.

PERRY STREET

El Village es también el barrio universitario, merece la pena darse una vuelta por Washington Square Park y sentarse un rato en esta vibrante plaza repleta siempre de estudiantes.

Una curiosidad, en Duane Street encontraréis el café del actor Hugh Jackman, “the Laughing Man”.

 

Tras descansar un rato en Washington Square continuamos nuestro paseo por la calle Broadway que, en esta zona aledaña a la universidad, está repleta de tiendas y algún que otro mercado interesante donde es inevitable entretenerse un rato a curiosear.

DÍA 6. EXCURSIÓN DE LOS CONTRASTES Y PASEO POR LITTLE ITALY Y CHINATOWN

Todo el que ha ido a Nueva York suele recomendar esta famosa excursión de los contrastes. Así que cuando organicé el viaje, pensé que sería una buena opción dejarla para el final de nuestra estancia en la ciudad. Por un lado para asegurarme de que ya habíamos visto todos los imprescindibles de nuestra lista y por otro, porque nos vendría bien una jornada en la que nos llevaran en bus a todos los sitios después de 5 días sin parar de caminar.

La excursión dura unas cuatro horas y consiste en visitar los distritos más importantes de la ciudad de Nueva York fuera de Manhattan, Brooklyn, Harlem, Queens y Bronx para terminar en Chinatown y Little Italy. Se llama así porque el objetivo de la excursión es que el viajero pueda percibir en esas pocas horas los enormes contrastes que alberga la ciudad de Nueva York. En una distancia mínima de apenas unos kilómetros, uno tiene la sensación de viajar de un gueto ultraortodoxo de Jerusalén a un barrio de cualquier gran ciudad asiática.

 

Hay varias cosas a tener en cuenta antes de reservar esta excursión:

  1. No es especialmente económica, lo habitual es que os pidan unos 70 dólares por cabeza. Ese será el precio habitual si hacéis la excursión con un grupo reducido y en una furgoneta pequeña en lugar de en un autobús. Si lo hacéis en grupos grandes os pedirán unos 50 dólares. Después de nuestra experiencia creo que merece la pena pagar un poco más.
  2. En los últimos años el número de paradas que pueden hacer los conductores de estas rutas se ha visto considerablemente reducido. En algunos casos por el colapso que generaban los autobuses y en otros por las quejas de los propios vecinos que se sentían tratados como monos de feria. Las rutas suelen parar en el estadio de los Yankees, en el famoso grafiti del rapero Big Pun en el Bronx, en el Flushing Meadow Park de Queens, y en el barrio de los judíos ortodoxos en Brooklyn. Las paradas son muy breves, solo para poder hacer alguna foto.
  3. Tener alguna referencia del guía. Creo que en esta excursión es fundamental el papel del guía. Por eso es recomendable que os dejéis aconsejar por amigos que la hayan realizado antes y hayan tenido una buena experiencia. En mi opinión, la información que aporta el guía durante la excursión es crucial para que la ruta merezca la pena. Hay cosas muy interesantes que contar sobre cada uno de los distritos y sobre la vida en general en la ciudad de Nueva York que enriquecen mucho el viaje si tienes la suerte de dar con un buen guía.

 

Como conclusión os diría que si tenéis pocos días para disfrutar la ciudad no merece la pena dedicar una mañana entera a esta excursión. Y teniendo tiempo, casi es preferible visitar estos distritos por vuestra cuenta, para poder saborear de verdad la vida de cada barrio.

La ruta suele concluir en Chinatown y Litlle Italy, donde el conductor te deja para que ya recorras el barrio por tu cuenta. Como coincidía con la hora del almuerzo, aprovechamos para comer un plato de pasta en Little Italy. Tengo que confesaros que la comida me pareció muy mala y muy cara. Pero para compensar, el café y el postre en la mítica cafetería Ferrara fueron una maravilla. Aquí os cuento una anécdota, cuando pagamos la cuenta no le dimos al camarero el dinero exacto contando con la propina, sobraban unos pocos dólares, así que el chico pensó que el dinero de la vuelta también era para él. Esto suele pasar en algunas ocasiones, así que es recomendable que en la medida de lo posible dejéis el dinero justo.

little italylitte italy_2

La tarde la dedicamos a recorrer Chinatown, uno de los mayores barrios con los que cuenta la comunidad asiática en Occidente. Caminamos todo Canal Street, (la calle principal de Chinatown) y sus calles aledañas y la verdad es que alucinamos con sus  restaurantes, sus bazares repletos de falsificaciones y las lúgubres pescaderías que se apiñan en las calles de este barrio. Muchos de sus habitantes ni siquiera saben hablar el inglés, intenté que me indicaran dónde se encontraba el templo budista de Mahayana y no fui capaz de que me entendieran. Si vais a Chinatown este templo es uno de sus mayores puntos de interés.

chinatown_1

Desde Chinatown y teniendo en cuenta que era nuestra última noche en Nueva York, decidimos hacer todo el camino de vuelta al hotel paseando y detenernos después un rato en Bryant Park hasta la hora de cenar.

Por la noche visitamos uno de los muchos clubs con música en directo que se pueden disfrutar en Manhattan. Un pequeño rinconcito cerca de nuestro hotel que nos sorprendió con una impresionante banda de músicos tocando clásicos de Frank Sinatra mientras los comensales disfrutaban de su cena o se lanzaban a la pista de baile. Una experiencia que os recomiendo que no os perdáis y que fue un magnífico colofón para un viaje espectacular a la ciudad de los rascacielos.

Nuestro séptimo y último día en la ciudad decidimos dedicarlo a los caprichos, quisimos despedirnos de algunos de nuestros lugares favoritos de Manhattan y de paso aprovechamos para comprar los últimos souvenirs y regalos antes de coger el avión de vuelta a España.

Y así termina nuestro viaje! Espero que lo hayáis disfrutado un poquito conmigo a través de estos tres posts.

¡¡Hasta muy pronto Nueva York!!

Muchísimas gracias a Miguel Aparicio por su enorme paciencia como fotógrafo durante todo el viaje.

 

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. aubescrit dice:

    ¡Oh Nueva York!, esa ciudad que todos tenemos deseos de conocer algún día. Gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Hermosas fotos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Coco_minimal dice:

    Qué ganas de estar allí. Nuestro hotel es el W New York a 9 min andando de Rockefeller Center, creo que es un buena ubicación. Nosotros también cogimos la ruta de contrastes porque nos la ham recomendado y yo es que si voy al Bronx y demás prefiero ir con guía que por mi cuenta jejeje igual me meto por donde no debo. Y en Navidad tiene que ser una pasada estar allí, ya te contaré mi experiencia. Mil gracias por compartir tu experiencia 😘😘🌎💙

    Me gusta

    1. ladisfrutona dice:

      Claro, al Bronx no se debe ir si no es así con un guía. El resto de distritos si se pueden visitar sin problema. En general N.Y es una ciudad muy segura. La zona del Rockefeller está muy bien situada. Os va a encantar!! Eso sí hará mucho frío!! Disfrutad mucho!

      Me gusta

  3. Alize dice:

    Yo estuve en junio por cuarta vez en esta ciudad que tanto amo, me han encantado las entradas que le has dedicado y me alegra ver que te ha gustado…
    Por cierto, tus fotos son geniales 😉
    ¡Besotes!

    Le gusta a 1 persona

    1. ladisfrutona dice:

      Muchas gracias!! Hace mucha ilusión tener feedback de los posts!!

      Me gusta

  4. Wow! Que buen tour y que bonitas fotografías

    Me gusta

    1. ladisfrutona dice:

      Muchas gracias!! Me alegra mucho q te haya gustado!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s